Práctica en Derecho Societario

Estructurar una inversión canalizándola mediante el empleo de figuras societarias o reestructurarlas con posterioridad es perfectamente posible, lícito y muy recomendable.

Con una extensa experiencia en estas operaciones puedo asesorarte en la adopción de decisiones de reestructuración acordes a tus necesidades concretas y a tu perfil inversionista, indicándote en su caso la mejor estructura, su régimen de responsabilidad patrimonial inherente y sobre el procedimiento de constitución, fusión, escisión y disolución.

Constituciones

Cuando se da una asociación de personas con un ánimo determinado, sea para obtener un beneficio económico o social, se plantean muchos interrogantes que es debido responder. Elaborar una escritura de constitución debe dar respuesta a varias cuestiones, como son el quién va a formar parte de esa sociedad, en calidad de qué, con qué participación o labor y además qué finalidad se pretende. Si una escritura de constitución no responde a estas preguntas es que sencillamente está mal redactada.

Para nosotros es vital dejar acordado y redactado de antemano, en la medida de lo posible, cómo se resolverá determinada problemática antes de que acontezca. Después nadie evitará, salvo que alguna parte renuncie a derechos, un eventual conflicto judicial o extrajudicial.

Reestructuraciones

Cumplida la mayoría de edad de un negocio o empresa, resultar conveniente reformular determinadas premisas en aras a ser más eficientes. En este sentido las operaciones de reestructuración empresarial  nos permiten poner en marcha mecanismos absolutamente legales para crecer o  reducir nuestra dimensión, así como para desarrollar nuestra actividad bajo el paraguas de otra forma societaria con la que ahorrar en nuestra carga fiscal, o sencillamente, modificar el régimen de responsabilidad por deudas previsto en las leyes.

Asimismo, en ocasiones no hay más remedio que acudir a procesos de concurso de acreedores con el propósito de alcanzar acuerdos con terceros (acreedores, empleados, administraciones) que garanticen la viabilidad de la empresa a largo plazo.

 

Reclamación del socio

El socio minoritario se encuentra en ocasiones desamparado al albur de la mayoría de socios o cuotas de participación y sin que su opinión cuente para la toma de decisiones.

Con objeto a poder defender sus derechos es esencial que deje asesorarse y/o representarse por quien conoce la ley y sus mecanismos ya que no está todo perdido.

Si usted está en una situación similar, no deje que el antojo de una mayoría dé al traste con sus expectativas negociales.